Jorge González: “…Tengo la fantasía de Allende viviendo ahora, Allende existiendo, siendo profesor de una escuela de los alrededores de Santiago y no queriendo meterse en política y no queriendo ser presidente nunca más”.

Por Enrique Symns y Patricio Fernández
En 1999, Enrique Symns y Patricio Fernández entrevistaron al músico chileno Jorge González. Una conversación donde González habló de fama, política, y del cartuchismo en el que aún vivía el país. Entrevista imperdible.

¿Qué edad tienes?

Treinta y cuatro años.

O sea que cuando llegó la dictadura eras un niño.

Era chico.

¿Qué recuerdos tienes?

Tengo recuerdos muy curiosos, muy antiguos, hasta de los años sesenta. Lo que más recuerdo de la época de Allende es que había mucha música en la calle, muchas cosas en la calle, y pintaban las murallas y era todo bien a color, recuerdo que la gente discutía ene sobre política. Tenía unas primas que eran de izquierda y discutían con mi abuela que no era de derecha, pero sí de centro, y todo el mundo tenía una opinión al respecto. También me acuerdo que había unos capos de barrio que eran de izquierda y estaban todo el día acostados en unas camionetas que eran del gobierno, era un desorden grande, pero era bien bonito. Y me acuerdo exactamente del día que llegó la dictadura, era un día nublado, estaba re feo y estaba todo súper silente y de ahí en adelante el recuerdo que tengo es que en la radio se empezó a pasar mucha música en inglés y triste y lo que más sonaba en la radio en la época de la dictadura eran cosas como The Carpenters, cosas que no entiendes el significado porque están cantadas en inglés, pero cosas súper melancólicas.

¿Y qué recuerdos o fantasías tienes sobre Allende?

Tengo la fantasía de Allende andando en una citroneta a todo chancho, así, con un equipo muy bueno, por la carretera, con un estéreo gigante, tengo la fantasía de Allende viviendo ahora, Allende existiendo, siendo profesor de una escuela de los alrededores de Santiago y no queriendo meterse en política y no queriendo ser presidente nunca más.

¿Y de Pinochet, qué recuerdas?

Es difícil tener un sólo recuerdo, porque fue el abuelo autoritario gigante que nos guió por mucho tiempo y que nos dejó con una imagen masculina super penca, y en un momento me empecé a pasar la película de que gran parte del éxito que había tenido yo, como figura pública, se debía a un cierto componente Pinochet; de hombre de mierda, autoritario, que no le importa nada, que dice lo que piensa y que lo que piensa es la ley y que a lo mejor también tenía yo mucho de eso. Yo pienso que la onda del hombre autoritario que se ríe incluso de las mujeres y que hace sólo su ley, onda Rumpy, onda Bonvalet, es muy fuerte, lleva muy prendida.

Vos sentís de vos mismo eso, que tenés ese componente.

Si, yo pienso que tengo un componente fascista autoritario super penca y que en muchas épocas de Los Prisioneros había canciones donde sin darnos cuenta yo también lo sacaba para adelante, pensando que la verdad de uno es la verdad para todos.

En Argentina hubo un momento en el que todas las bandas de rock tuvieron que tomar posición ante la dictadura militar y más allá que compusieran canciones tipo León Gieco o no, de alguna manera opinaban o formaban parte de la resistencia crítica … yo tengo la impresión de que el rock en Chile no ha sido contestatario, no se metió en la vida pública.

El único grupo de rock contestatario de esa generación fue Los Prisioneros, pero el rock argentino que se conoció acá era bien fascista, Soda Stereo, GIT… No hacían ningún asco en venir a tocar al circo de Pinochet, hacían giras amparados por el dinero de Pinochet, iban al festival de Viña, sobre todo Soda Stereo, se hicieron ricos como el rock de Pinochet.

En el festival de Viña estuvo hasta Luca Prodan.

Todos esos tipos que se consideraban rebeldes… yo decía pobres argentinos si Luca Prodan y Sumo, que son unos amarillos y cuya mayor transgresión es decir «fuck you», en inglés, el idioma del país que estuvo en guerra con Argentina, pobres de ellos pensaba yo, pobre Argentina. Todos querían ser músicos argentinos aquí en Chile, había como tres clones de Charly en distintas bandas.

¿Qué pasa ahora?

Ahora ha cambiado muchísimo, ahora los grupos chilenos no son chilenos sino grupos de música, que es mejor aún. En aquella época a nosotros no nos llegó mucho León Gieco que hubiera sido super bueno, yo después lo conocí y encuentro que es una persona muy a toda raja; o Piero, pero eso no llegaba.

Piero ahora es ministro de Menem.

Ah, no sabía.

La vida es rara. Lo que también es raro en Chile es que la música contestataria hubiera sido de tipos como Gatti u otros de los más pálidos de esa época.

Lo que pasa es que el rock en Chile en esa época era solamente de niñitos que tenían papás que viajaban a Estados Unidos y hermanos mayores que les traían discos de Génesis. El que tenía una banda de rock era porque tenía plata para comprarse instrumentos –me refiero a las bandas que grababan discos– pero también estaba toda la otra vertiente del rock como Arena Movediza, Tumulto, que era el rock subterráneo pero que estaba demasiado anclado en el rock de Deep Purple, como para que tuviera algún interés masivo, inclusive todavía cantaban en inglés.

¿Y Los Electrodomésticos?

Yo me acuerdo perfectamente cuando los Electrodomésticos fueron a Argentina y no hablaron de Pinochet, en plena dictadura, porque les parecía aburrido hablar de Pinochet; para bandas como Los Tres hasta era poco cool hablar de Pinochet y la dictadura era como una cosa pasada para ellos, y no se trataba de que fuera cool o no, era lo que nos estaba sucediendo.

De alguna manera Los Prisioneros se visualizaban desde Argentina como una resistencia –dentro de la resistencia que se podía hacer a lo que estaba sucediendo– pero era una excepción entonces.

Es que nosotros teníamos una manera de pensar más emparentada con los grupos tipo Sol y lluvia, tipo de folklore. Nosotros éramos más Canto Nuevo que rock, a pesar de que la música era más modernosa, éramos un eslabón perdido de una cosa izquierdista que en Chile fue super fuerte.

Cuál es tu impresión de lo que vino después, vino el No, tú cantaste…Los Prisioneros cantaron en el cierre de campaña del No, creo… y después ¿qué pasó?

Después nos encontramos con que Chile era el mismo Chile de hace 17 años atrás sólo que sin Pinochet, o sea ya no estaba Pinochet como gobernante de nombre pero de todas maneras sus estructuras y sus leyes eran las que dominaban y hasta ahora la ultraderecha es la que domina todo, o sea la Democracia Cristiana y la Concertación son partidos de derecha, o sea seguimos en la misma no más; pero musicalmente la cosa ha mejorado mucho.

¿Votas?

Por Gladis Marín.

¿De qué temas estás hablando en tu último disco?

Creo que estoy hablando mucho de mí mismo, la caricatura de lo que es ser una estrella del rock, la caricatura de lo que es el exceso y todo eso, en cierto modo; pero por otro lado estoy rindiendo homenajes a héroes míos como Carlos Caszeli, que fue nuestro futbolista más im-portante, que también es un antihéroe porque Carlos perdió un penal en el mundial, él marcó a mucha gente, y Allende, estoy tratando de hablar de la gente que me interesa más halagar, me ha pasado últimamente esto de querer hablar bien de gente que está cerca, como Los Tres, gente que me alucina que exista y que uno pueda ir a tocarle la puerta, y que te abran y tú le puedas decir: “huevón tú eres capo”. Cuando yo era chico eso no pasaba.

¿Qué te ha pasado con los periodistas que parecen perseguir tu vida privada y qué te sucede con ese libro apócrifo que salió con la historia…?

Bueno con respecto al libro que escribió este tipo… bueno, existe el rumor de que él fue sapo, de que fue delator en la época de Pinochet. Yo lo dije en una publicación y él llamó indignado a la compañía de discos diciendo que me iba a demandar y que me iba a tener que retractar y que me iba a mandar a la cárcel, cosa que yo nunca le dije con respecto al libro con el que él se enriqueció, se hizo un nombre; no se si será cierto, pero a alguien de quién se rumorea que fue soplón en la época de Pinochet no lo veo muy autorizado a escribir un libro acerca de Los Prisioneros.

¿Crees en la vida privada, en la vida íntima? ¿Tiene derecho el periodismo, cuando alguien es famoso, a meterse en sus intimidades, justamente si sus intimidades son complejas?

No tengo opinión al respecto. Hay gente cuya vida privada es tan fascinante como su música y a veces no, y el hecho de que se metan con-migo me produce un halago, me hace pensar que los demás músicos chilenos son tan aburridos que no hay nada que decir de ellos.

No hay anécdotas apasionantes.

O sea es probable que las haya, que tengan aún más que yo, pero sus maneras de comportarse, sus discos, sus entrevistas son una cosa tan aburrida que no dan ganas de saber nada más de ellos.

Tú últimamente has estado súper expuesto, has ido a cuanto programa de televisión y has dado cantidad de entrevistas, ¿cuál es tu impresión de este medio?

No he ido a cuanto programa de televisión hay, porque a los estelares no he ido a ninguno, no me han invitado… Hubo un nuevo poder que surgió con la democracia que fueron más fachos que los fachos mismos, y con la bandera de la libertad han hecho gala de un conservadorismo de la música terrible, también se dedicaron a robar y a enriquecerse y todavía lo están haciendo. Conglomerados como la Rock and pop, esa gente…

Otro tema en el que has estado muy expuesto es con respecto al tema de las drogas…¿No te parece que las personas adultas tienen derecho a consumir lo que se les antoje independiente-mente del mal que les haga?

Yo creo que es un negocio grande, hay alguien a quien le conviene que la marihuana, que la cocaína, que los ácidos, que los éxtasis y tantas sustancias maravillosas estén prohibidas y más encima les conviene que uno no pueda adquirir esas sustancias de buena calidad, que tenga que adquirirlas en el mercado negro y cortadas quien sabe con qué, hay gente que está ganado mucha plata con eso. Yo creo que por eso está tan prohibido, porque alguien está ganando mucha plata con eso, es una mafia muy poderosa que está ganando bien, y sin duda los jales acá los introdujeron los tiras, la cocaína fue metida por los detectives, acá hicieron una campaña para erradicar toda la marihuana ¿y qué es lo que consiguieron? que se haga la pasta base, quemaron todas las plantaciones de marihuana que eran buenas. Antes era super fácil conseguir pitos acá, y ahora solamente hay pasta base, no es lo mismo, es mucho más malo.

En Brasil pasa que todos los músicos se llevan bien, Caetano va a cantar con Milton Nascimento o con Chico Buarque. en Chile no pa-sa. Que se lleven bien da posibilidad de que haya un movimiento, aquí hay mucha envidia y conflictos, nadie quiere a nadie.

Yo creo que no es así, yo me considero admirador de gran parte de los músicos que hay, yo venero la creación de Alvaro Enríquez de Los Tres, encuentro que él es un compositor increíble como músico, como compositor y como arreglador, como ingenio, también admiro mucho la manera de escribir letras de Carlos Cabezas, encuentro que él escribe muy bien y conozco cosas inéditas de él que creo que el día que las edite va a ser bueno para todos, y admiro mucho la manera que vive Tiro de Gracia.

¿Hay nuevas bandas que te hablen de que está cambiando la música?

Tiro de Gracia son muy muy buenos, Panteras Negras, en general la gente del hip hop. Del punk me gusta mucho como tocan en vivo y el movimiento que tienen montado a pesar de que me choca un poco esa cosa de hacer punk del año de la pera. Es como si yo hubiera empezado a hacer Jimmi Hendrix, pero me parece muy buena onda la de la gente en los conciertos. Yo he estado teloneando a Los Fiskales, nadie lo sabe, yo considero que el movimiento es super bueno ahora en Chile, que hay muy buena música.

Hablemos de la fama, eso que le crece a uno sin proponérselo, ¿te trajo más conflictos que ventajas?

Me ha traído ventajas, yo no creo que sea algo que le crezca a uno sin proponérselo, yo no creo que alguien se meta a hacer música si no quiere ser famoso, lo encuentro muy raro, bueno, si se mete a hacer jazz puede ser que no quiera fama, pero para qué te metes a hacer pop y temas pegajosos si no quieres fama.

¿Y para qué quieres fama?

Primerísimo, para conseguir chicas. Si no tienes ganas de invertir en trajes costosos, en una moto, o en tratar de engrupir de repente, puedes hacer música y te va a salir mejor en tus términos. Me interesan las mujeres bonitas, después veo si tiene algo adentro, pero primero me interesa que sea bonita.

La segunda razón ¿cuál es? ¿el dinero?

Yo he sido rico por temporadas. En otras he sido pobre.

¿Existe el cartuchismo o es un mito popular ?

Es una realidad, yo no lo puedo definir mucho porque seguro que tengo harto cartuchismo, pero hay muchas veces que uno dice algo que es verdad y la gente lo toma como algo extraordinario, porque todos viven con una mentira en común a la que están acostumbrados. Es tanto lo que repiten esa mentira que después olvidan que es una mentira. Por ejemplo, la gente que trabaja en los medios de derecha y siguen preguntando cosas y poniendo cosas que ellos deben poner o que se supone que ellos deben preguntar. Cuando viene a entrevistarte un periodista nunca está hablando esa persona contigo, está hablando el enviado del Mercurio, dentro de la reglas del Mercurio, dentro de las normas del Mercurio, y eso es puro cartuchismo.