Mariana Sandoval, mamá de Charles Aránguiz y DT de fútbol amateur:

Mi principito fue la mejor estrategia de Sampaoli

Por Daniela Yáñez

Fotos: Alejandro Olivares

¿Dónde vio la final de la Copa América?

Sola en la casa. No puedo ver partidos con gente, prefiero el silencio para concentrarme. No me siento cómoda en los estadios. Mi familia fue completita para allá.

¿Y por qué no le gusta que la molesten?

Porque estoy pendiente de mi hijo en la cancha. Cuántos balones entrega, cómo juega en las líneas, cómo se adelanta al equipo, ¿Me entiende? Para eso necesito concentrarme. Analizo como contiene, los tiros libres, los córneres. Muchas veces anoto, pero ahora estaba demasiado concentrada. La tele para ver partidos es fantástica, te permite revivir las jugadas. En el estadio, el que pestañea pierde no más. Estaba demasiado nerviosa.

Los penales nos tuvieron de un hilo.

No le miento mijita, le juro que terminé de rodillas. Yo estaba segura que el Charly iba a meterlo, pero uno no puede confiarse del resto. Cómo la sufrí, todavía estoy llena de nudos. Ahí en el suelo de rodillas me agarraba la cara, como quien hace una manda.

¿Estaba segura del triunfo?

Siempre tuve el absoluto convencimiento.

¿Y apostó o tiene alguna cábala?

Apostar nada. Pero soy re buena para los santitos. Me encomendé a la Virgen de La Tirana. El pacto era simple: tenía que sentarme frente al televisor y visualizar que ganamos. Mi amigo, San Expedito, también estuvo conmigo. Yo por mi hijo hago de todo. Ahora le toca a él sacarse una fotito con la Virgen para que yo pueda viajar al santuario de Iquique a dejar la foto.

¿Cómo vio a Argentina?

Te lo digo como Director Técnico (DT) amateur: estuvieron puro temblando. Parecía una Argentina terremoteá jugando.

¿Ratonearon?

No sé, porque igual tienen al Rey Messi. Yo lo admiro harto, tiene habilidad innata. Pero lo hicimos mil veces mejor. Mi príncipe es mucho mejor.

Le dicen pecho frío a Messi ahora.

¡Se dice de todo en el fútbol!

¿Celebró con su hijo?

El mismito sábado en la noche. Él llegó para acá, a la Sede de nuestro Club Esperanza de Puente Alto. Tuvimos una convivencia de barrio, con papitas fritas, bebidas, asadito. Todos acá se sacaron fotos con él. Llegaron más de 200 personas, nos quedamos hueviando hasta las tres de la mañana. Y ayer, fuimos a un bautizo familiar. Regaloneé harto a mi obrero de la selección. Me las he llorado todas. ¡Más que el Gary! Ahora mi hijo es parte de la historia de este país, y es tan re chico todavía.

¿Le dio consejos antes del partido?

Yo intento no hablar de fútbol con él porque no le gusta. Cuando lo veo, prefiero ser su mamá y no su DT. Quiero que en la casa se desconecte, que vuelva a ser mi niño.

¿Pero siempre fue así?

Yo he ido dejándolo más independiente. Él tenía que descubrir su juego.

Le debe costar guardarse su opinión cuando lleva 30 años como DT del club Esperanza de Puente Alto.

Yo acá he parido a todos mis hijos. Mi familia pertenece a los 16 clubes de la Asociación Puente Alto. El Charly nació y se crió en las canchas. Acá hay tanto niño con ese perfil: calladito, trabajador, quitado de bulla. Aunque Charly me lo proponga mil veces, yo no me voy de acá. Para mí valorizar el barrio y las canchas de tierra, es valorizar la vida. Mi Príncipe, gracias a su esfuerzo, se le han abierto oportunidades, pero quiero que siempre se sienta orgulloso de donde viene. De mi pobla me sacan muerta.

 

MUJER DT

¿No le molesta ser la celebridad de la comuna?

Para nada. Aunque a mi hijo sí le molesta. Siempre me dice que la corte, que no ande dando entrevistas o salga en la tele. A mí me da risa, ja,ja,ja. Cosa mía no más.

¿Y le ha cambiado mucho la vida?

Nada. Yo entreno a mis cachorros como siempre y ellos cuentan conmigo. Me pone contenta que los cabros chicos me vean cercana, porque así saben que sus sueños no son imposibles.

¿Pero su hijo debe querer regalonearla o no?

Siempre me ofrece, pero mientras menos cosas materiales tenga, mejor. Mi casa es bien humilde. Yo soy muy independiente y me pongo brava cuando no me dejan ser. Eso sí, cuando empezó a ganar platita me regaló una tele y un equipo para escuchar música. Ahí me las bailo todas, amo la música tropical, las baladas. Salgo a bailar todos los fines de semana. Vivo mi vida y la disfruto a concho.

¿Cómo entró al club Esperanza?

Por mi hijo mayor, Gilberto. Él empezó a jugar en las terceras infantiles a los 10 años. Hoy es mi espina clavada. Tenía habilidades para ser profesional, pero me faltó experiencia de mamá. Lo tuve a los 14 años y como él también fue papá adolescente, apenas tuvo guagua le dije que tenía que trabajar y hacerse cargo, en vez de ofrecerle mi mano. A él le iba súper bien, estuvo en las juveniles con César Vaccia. La cagué no más y aprendí de mis errores. Ahora Gilberto estudia en la INAF (Instituto Profesional del Fútbol, Deporte y Actividad Física) y quiere ser DT. Si Dios nos presta vida, lo vamos a lograr.

Una familia de directores técnicos.

¡Sí! Somos todos muy futbolizados, respiramos fútbol. Los que no se han dedicado es por flojera no más. Al Charly lo tuve en la cancha, dirigiendo tuve las contracciones. Nunca pensé que me daría tantas alegrías pero así fue.

¿Encuentra impecable el trabajo de su hijo en la cancha?

Impecable para mí es una palabra fuerte. Pero yo creo que el Charly dio todo por la selección e hizo suficiente. Mi hijo es el obrero.

No lo pusieron en el equipo ideal de la Copa.

Me piqué tanto. Pero para la final de la U, salió elegido el mejor. Yo creo que no querían repetirlo. Te insisto, es el obrero de la selección, el compadre, está en todas las líneas, de esquina a esquina.

¿Es difícil ser directora técnica de un equipo amateur?

Obvio, más aún en el barrio. Está lleno de enfermos del mate, te gritan cosas.

¿Qué cosas?

Ahora ya no me dicen nada, pero he sido la mujer más puteada e insultada. Este es un país muy machista, los hombres están acostumbrados a llevar la batuta. Pero yo soy cuero de chancho. Como mujer cuesta mucho desenvolverse en un plano de los “hombres”. Hay que endurecerse para sobrevivir.

¿Qué es lo peor que le han dicho?

Si te contara me tendría que ir a lavar la boca. Me han amenazado, pero nunca ha llegado a mayores. Hombrecitos solo porque ocupan pantalones. Ahora yo también ocupo, así que se pueden ir a la cresta (ríe). Ahora tengo hartas dirigentas conmigo. Las estoy formando. En mi club trabajamos más mujeres que hombres.

¿Es la primera DT mujer del club?

No, se fundó en 1968 y yo llevo como treinta años. Soy la que más ha durado.

¿Sus hijos la apoyaron?

Sí, pero más de una vez me dijeron que dejara de ser DT. Los hombres se ponían bravos y ellos querían agarrarse a combos para defenderme. Yo les lloré mil veces, que yo ya sabía defenderme, que este tema era lo mío, lo que me apasiona. Y no iba a retroceder porque los hombres me quisieran abuchear. El Charly me va a tener que sacar muerta de mi cancha.

¿Juega fútbol?

Ya no, pero cuando chica sí. Con mi familia teníamos un club de baby. Mi papá nos dirigía y todos íbamos a jugar al cerro Chena. Tengo los mejores recuerdos. De mi papá viene la tradición futbolera, porque fue seleccionado en Las Condes. Yo crecí en canchas de tierra también, igual que mi hijo. Yo creo que el Charly tiene de nuestra familia la mezcla perfecta entre fuerza, choreza, inteligencia y técnica.

¿Dirigiría mujeres?

Nunca lo he hecho. Me gané un lugar y estoy acostumbrada a dirigir a hombres. Yo siento mucho cariño en mi Club y no me gustaría irme de ahí.

 

LA SAMPAOLI

¿Le gusta que le digan la Sampaoli de Puente Alto?

Es muy exagerado, una broma no más. Y además Sampaoli es hombre. No me molesta, pero le ponen color creo yo.

Acá la conocen por sus discursos técnicos.

Es que me encanta hablar de fútbol con gente respetuosa y que sepa de lo que habla. Hay tanta gente que insulta a los jugadores y no tienen idea. A mí me gusta hablar de estrategia, de las jugadas, me gusta el temita de la pizarra. A veces me hago una en la casa.

¿Como Bonvallet?

Ja,ja,ja, sí. Me gustan las formaciones y analizar las piezas. La estrategia en esta Copa América fue impecable. Mi principito fue la mejor estrategia para Sampaoli. Estuvo en todas, fue el jugador más regular.

También dicen que compite en popularidad con el Papillón (famoso ex convicto y dirigente).

Noooo, la tremenda mentira. Yo no tengo nada que ver con ese gallo. Yo soy DT y él, dirigente vecinal. De hecho, cuando Claudio Palma relató el gol del príncipe para el Mundial y dijo: “de las polvorientas canchas donde manda el Papillón”. Yo me molesté mucho. Apenas me lo pude encontrar, porque es de Puente Alto, le dije que nunca más mencionara al Charly con el Papillón. No en mala onda, pero le paré los carros para que no mezcle tonteras.

¿Y se sacó fotos con la Copa?

No, pero me encantaría. Imagínate ahí tomarme una selfie, sería increíble. Quizás voy a Quilín a que me saquen una foto.

¿No se lo pidió a Charles?

Es que me dijo “para qué”. Es su forma de ser.

¿Le gustó que Beausejour le dedicara la Copa a los presos políticos del Estadio?

Lo valoro y respeto mucho. Pero sabe, el deporte es una disciplina muy masiva y nos une a todos. Yo pienso, muy respetuosamente, que la política no debe mezclarse.

Entonces no le gusta que a Bachelet le digan la cábala.

No sé, ella puede hacer lo que quiera. Quizás si yo fuera presidenta también lo haría. La política no es un tema que me preocupe, a mí lo que me importa es el plantel, la formación, los jugadores. Puede ser que quisiera verlos. El estadio se veía hermoso por la tele y eso que yo no tengo ni HD.

Su familia marcó presencia.

Sí y se fueron al chancho. Los niños que le agarraron la cabeza a Messi fueron mis sobrinos, Maxi y Martín. La foto recorrió el mundo y yo me cagué de la risa. Son cachorros de mi club.

¿Y qué le dijeron?

Que se quedara tranquilo, que ya habíamos ganado, ja,ja,ja. La cagaron los cabros chicos, nos hemos reído como nunca. Porque aman a Messi, no lo hicieron con mala intención. Chile jugó increíble. Un triunfo merecido, a pesar que en otros países digan que nos regalaron la Copa por el dedo de Jara.

¿Y que le pareció la maniobra de Jara?

Notable, muy chistoso. Nada que ver con ganar la Copa, eso sí.

¿En el fútbol de barrio se enseñan esas triquiñuelas?

No se enseñan, pero es una manera clásica de provocar. Es para ver el aguante, para calentar al otro. En el barrio eso sí, le haces eso a alguien y te pegan el combo en el hocico. Pero es parte del juego. La gente le pone color, se pone dramática.

¿Dónde le gustaría ver jugar a Charles?

No tengo preferencias. Pero me gustaría que se fuera a Europa, para que juegue en otras ligas.

¿Le cambiaría algo al fútbol chileno?

Que dejen de tratar a los niños como productos. Me gustaría que los fichajes sean más libres, menos preocupados de las lucas. Los clubes son buenos para hacer negocios, pero no se preocupan de los cabros y su formación mental, disciplinaria. Eso lo trajo Bielsa, lo mantuvo Sampaoli y es la mentalidad que debemos tener para siempre. Esa es la garra que tiene mi obrerito allá en la Selección. El fútbol no puede existir por plata, porque los campeonatos se ganan con pasión.