La UDI intenta ningunearnos

Por The Clinic

Si en política le fuera como le va los negocios, otro gallo le cantaría al presidente de Renovación Nacional, el partido de la bolsa de gatos permanente. Sebastián Piñera nos recibió en su casa al día siguiente del sabroso Consejo General de su partido, contento, según él, porque se dio inicio a una nueva etapa en la que por fin sus camaradas comprometieron su honor para respetar los acuerdos del partido. Como si no fuera poco la lucha que libra con los “rebeldes” de RN, el timonel debe medir fuerzas con la UDI en la alianza, “una relación nada de fácil”, afirma a la vez que asegura que primero tendrán que enterrarlo antes de aceptar que el partido de Longueira los aplaste. Aquí la entrevista con el político y empresario que habla hasta por los codos y que tiene respuesta para todo, momentos antes de partir a Estados Unidos y a Canadá para trabajar en su proyecto del Mapocho y que de pasadita se va a pescar a Alaska, para tomar aire luego de comerse las uñas por tanto mal rato que ha pasado en RN.

Debe ser bien frustrante para usted lo que pasa en Renovación Nacional, porque si en una de sus empresas alguien se desbanda lo pone en su lugar ligerito y en el partido que preside, tiene que soportar que cualquiera haga o diga lo que le parece…
La política es difícil, es dura. La gente cree que es solamente la televisión, los focos, los momentos gratos, pero eso es sólo el uno por ciento. El noventa y nueve por ciento restante es luchar, trabajar, enfrentar dificultades, tratar de convencer. Renovación Nacional es un partido de mujeres y hombres libres, algo que yo aprecio mucho. Estoy muy contento de lo que pasó en el consejo del partido (sábado 12 de julio) porque logramos los dos propósitos por los que venimos luchando hace mucho tiempo y que han provocado tantos problemas. Primero, logramos un acuerdo definitivo respecto a perfeccionar nuestra democracia y perfeccionar nuestra constitución, que de una vez por todas tengamos una constitución que interprete fielmente la voluntad de la gente. Por ejemplo, en terminar de una vez con los senadores designados. En segundo lugar, RN es un partido en el que hay diversidad, en el que la gente puede confrontar pensamientos distintos y eso es muy bueno, pero al mismo tiempo esa libertad y diversidad tiene que ser capaz de converger democráticamente en acuerdos que sean cumplidos y respetados por todos. Me siento muy contento, gratificado y me atrevo a afirmar que hemos iniciado una etapa nueva, casi una refundación del partido.

Gratificado y contento después de pasarlo pésimo…
Bueno, en la vida las cosas grandes no se logran fácilmente; hay que luchar por ellas. Nosotros enfrentamos muchas dificultades, incluso el riesgo de un quiebre en el partido porque algunos amenazaban con irse, con formar nuevos referentes y le tenían puesto el nombre incluso: “Independientes por la Alianza”. Nada de eso ocurrió y yo quiero repetir lo que dije frente a los consejeros del partido: en Renovación no sobra nadie pero todos tenemos que respetar lealmente y de buena fe, nuestra democracia y nuestra institucionalidad porque no queremos ser una montonera, queremos ser un partido político.

¿Y por qué parece que RN vive permanentemente en una montonera?
Yo creo que el partido tiene muchas fortalezas. Es heredera de las mejores tradiciones republicanas del país, sintoniza bien con las ideas correctas del siglo XXI, con la economía social de mercado, la igualdad de oportunidades…

¿Y la montonera?
Sin embargo, ha tenido una tremenda debilidad que se ha transformado en el talón de Aquiles, que es su extraordinaria capacidad para negarse toda forma de gobierno, para provocar crisis internas, para no respetar sus propias decisiones, su propia democracia, su propia institucionalidad. Ayer, todos los parlamentarios incluyendo a los que se denominaron “rebeldes”, asumieron un compromiso de honor firmando un documento en el que se comprometen con su HONOR , y recalco la palabra HONOR, a respetar lealmente los acuerdos que adoptan los órganos del partido.

Cuando RN estuvo a punto de sufrir un quiebre ¿No pensó que es mejor quedarse con unos pocos bien disciplinados que seguir con la montonera? El partido que preside parece bolsa de gatos, vive en una crisis constante…
Es verdad. En RN hemos vivido muchas crisis. Por de pronto, al año de ser fundado el partido, en 1988, vivimos una crisis cuando se produjo el quiebre entre Renovación Nacional y la UDI. En esos tiempos el presidente del partido era Jarpa y tuvo que expulsar a Jaime Guzmán. Después, la crisis del 95, cuando Allamand era presidente y tuvimos el consejo de Temuco, donde discutimos, argumentamos, votamos, tomamos un acuerdo de modificar la constitución y algunos senadores no lo respetaron. Luego vino la crisis del 97 cuando Espina presidía el partido y nos tocó presenciar cómo figuras emblemáticas de Renovación Nacional perdieron en sus campañas políticas. En el 2001 está la de Cardemil, en la que tuvo que renunciar anticipadamente a su presidencia porque simplemente no daba para más y ahora me toca esta crisis a mí. Yo prefiero las crisis cuando hay pasión, cuando hay confrontación, cuando hay pensamientos distintos, no como la que le tocó a Cardemil que tuvo que dejar la presidencia no porque hubiera crisis o confrontación o conflictos, sino que lo tuvo que hacer, simplemente, porque su presidencia se había quedado sin sentido, sin contenido.

Yo creo que las crisis en RN van a continuar toda vez que el factor gravitante es Lavín y la atracción que ha ejercido en muchas figuras que se sienten más cercanas a él y a la UDI, que a usted.
Haz dicho dos argumentos: acercarse a Lavín y acercarse a la UDI. El tema Lavín no fue parte de esta crisis, por lo demás, yo pienso y lo he dicho muchas veces, que hoy, el que tiene la mejor opción de ser el candidato de la alianza es Lavín. Sin embargo, nosotros queremos no sólo elegir un nombre, queremos también participar en la elaboración, de una visión de país, de un programa de gobierno, preguntarnos para qué queremos ser gobierno. Respecto al tema de la UDI, yo recordé en el consejo las famosas palabras de un general republicano que defendió Madrid en la guerra civil española, cuando le notificaron que los franquistas venían asediando Madrid con cuatro divisiones y dijo “no tengo ningún problema con enfrentar esas cuatro divisiones. Mi problema es la quinta división, la que está adentro de Madrid y que en el fondo está jugando en contra de la defensa”. Si existiera una quinta columna en RN, sería muy problemático.

“VAMOS A ENFRENTAR A LA UDI TODAS LAS VECES QUE SEA NECESARIO”

Debe ser bien difícil negociar con la UDI, con gente que no lo quiere nada…
Así es. Da la impresión que a la UDI le gustan sólo los que le hacen genuflexiones, no los que se les ponen de pie, firmes y derechos y los enfrentan. Es una relación que no es fácil.

La UDI vive ninguneando a su partido…
La Udi intenta ningunearnos.

¿Por qué ser aliado en esas condiciones?
Por eso es tan importante que RN fortalezca su unidad interna, porque si estamos divididos no tenemos ninguna capacidad de pararnos y de pie enfrentar a la UDI de igual a igual. Para que haya alianza deben haber por lo menos dos cosas: primero, un objetivo común y segundo, dos aliados que trabajen leal y amistosamente, ojalá en busca de ese objetivo.

Parece que en la UDI no están muy preocupados de tener a RN como socio y si les llegase a interesar, ellos le van a rayar la cancha, no RN…
Probablemente eso es lo que la UDI quiere, pero no Renovación Nacional ni este presidente. Por lo tanto, vamos a enfrentar a la UDI todas las veces que sea necesario.

En ese muñequeo la UDI tiene todas las de ganar…
Nadie ha clavado la rueda de la fortuna. Así es que esa pretensión de hegemonía por parte de la UDI no va a prosperar. En la Alianza por Chile sobra prepotencia, soberbia y hegemonía, mientras que falta lealtad, amistad y colaboración.

¿Te irías de vacaciones con Longueira?
No tengo ningún problema personal con Longueira. Mis problemas están cuando él, como presidente de la UDI, trata de aplastar y pasar a llevar el partido que presido y eso yo jamás lo voy a permitir. Nunca lo voy a permitir. Primero me van a tener que enterrar antes de que yo, como presidente de Renovación Nacional, permita eso.

¿Se siente querido en la Alianza?
Me siento muy querido y respaldado en RN.

¿Y en la UDI?
Menos. Pero eso pasa en todas partes, dentro de la concertación hay gente que no se quiere, que se detesta, como Girardi y Zaldívar, que durante muchos años no se miraron ni se dieron la mano. Yo no ando buscando amor en la UDI.

¿Qué le pareció la jugada de la UDI en el tema de los derechos humanos?
Nosotros planteamos en los noventa que había que enfrentar el tema de los derechos humanos con verdad y justicia. En esos tiempos, la UDI prácticamente nos acusó de ser traidores a la patria. Nosotros pensábamos que no enfrentar el tema de los derechos humanos no era ninguna solución porque el tema iba a volver y a volver como ha sucedido, y fíjese usted hoy día, cómo la UDI hace lo que hace diez años consideraba una traición a la patria. Lo mismo ocurre con los senadores designados, nosotros el año 95 planteamos que debían terminar porque los chilenos tenían el derecho a escoger sus senadores. En esa época la UDI se oponía categóricamente a esta propuesta. Hoy, está de acuerdo con que deben terminarse. Es cierto, Renovación Nacional vive más crisis que las que a mí me gustaría, pero las crisis son una oportunidad. En el sentido chino de la palabra crisis, está la encrucijada…

OBSESIÓN POR EL PODER, FOTOS MALDITAS Y SEGUIMIENTOS

¿Qué le diría a personas, como el senador Romero, que aseguran que su problema es que está obsesionado con el poder?
Mira, Romero ha dicho tantas tonterías el último tiempo que prefiero sacármelo de la cabeza.

¿Está obsesionado con el poder?
Al contrario. En mi vida he dado pruebas concretas de que no tengo ninguna obsesión con el poder. Al revés, cada vez me siento más distante del poder en el sentido de que cada día me atrae menos. Pruebas: el año 99 cuando yo era precandidato presidencial de RN y Lavín era precandidato por la UDI, yo me di cuenta que él tenía una buena oportunidad de ganar, que no era sólo una candidatura simbólica, un saludo a la bandera. ¿Qué hice yo? En vez de hacer lo que era tradicional en la centro derecha, que era ponerse obstáculos, dificultades y zancadillas, depuse mi candidatura y apoyé a Lavín. El año 2001 cuando era candidato a senador por Valparaíso y en un momento determinado, para que Lavín apoyara a todos los candidatos de RN y se sacara esa famosa y maldita foto, dejé mi candidatura. El partido y yo, personalmente, hemos dado muestras de generosidad y de falta de apego obsesivo al poder tantas veces que esa acusación es majadería, tontería o mala intención.

Pero ha querido ser presidente, o sea, que igual existe cierta fascinación con el poder…
La verdad es que he aprendido con los años a no aferrarme a nada. No tengo ninguna obsesión con el tema presidencial.

¿Ya no sueña con ser presidente?
Yo he aprendido en la vida a ser mucho más humilde con respecto al futuro, a no aferrarme a nada, a no descartar nada y tener mayor humildad con respecto a las cosas que pasan. Esa acusación de Romero es otra falsedad más. Yo leí la entrevista a Romero en The Clinic y francamente vi mucha bajeza, mucha miseria y en ese terreno el senador Romero va a ganar 6-0 6-0 6-0, porque en ese terreno va a pelear solo y no quiero hablar más del senador Romero.

Pero…
No y punto, como dice el presidente Lagos.

En el Piñeragate fue gravitante la figura de Ricardo Claro. Antes de este episodio ustedes trabajaron juntos…
Él era abogado en una empresa en la cual yo era gerente general.

Y ahí se pelearon…
No, pero teníamos algunas diferencias porque los dos tenemos nuestro carácter.

La guerra se desató con lo de la radio Kioto…
El tema del espionaje produjo un quiebre profundo.

Se dice que el participó del lado de Arancibia cuando tuviste que deponer tu candidatura en la Quinta Región.
No me consta.

¿Qué opinión te merece?
Opinión privada.

Debe ser bien terrible vivir cuidándose la espalda con tantos enemigos…
A mí durante una etapa de mi vida me intervinieron todos mis teléfonos, como quedó acreditado en la causa. Un atentado a mi privacidad, a la libertad personal. En esa época tuve muchos momentos extraordinariamente ingratos que no voy a comentar. He tenido muchas dificultades, seguimientos, amenazas y otras cosas más. Al final, uno aprende a vivir con el peligro, aprende a vivir con el riesgo. Obviamente uno tiene que tener el cuero duro.

QUE NO SE NOTE POBREZA

Una vez dijo que su padre no le dejó ningún bien material, salvo una buena educación. Me imagino a Fra Fra cuando decía que partió con pollitos…
Poco antes de morir, mi padre nos convocó para repartir su herencia. Llegamos y tenía cuatro paquetitos con deudas. A cada uno nos dejó de herencia unas cuantas deudas además de una excelente educación.

Y de la nada se hizo muchas, pero muchas lucas…
En la década del ochenta, las cosas anduvieron un millón de veces mejor de lo que yo me hubiera imaginado. Empresas que partieron el garage de mi casa se convirtieron en grandes empresas no sólo en Chile, sino que a nivel internacional. Yo soy un agradecido de la vida.

¿Cómo se conjugan los intereses económicos y la vida política?
Para evitar los conflictos de intereses entre el mundo político y privado es necesario una regla de oro que es privilegiar el bien público por sobre los intereses particulares. Hay un instrumento de hierro que es la transparencia, porque no hay mejor policía que el alumbrado público ni mejor desinfectante que la luz solar. Todos saben donde están mis intereses económicos; yo no tengo un fondo ciego donde nadie sabe donde están mis activos, como otros. No tengo ninguna posibilidad ni siquiera de caer en la tentación porque el día que yo quisiera utilizar un cargo público para favorecer un interés privado sería como un ladrón que pasara gritando por todo el barrio que pretende robar.

Tener mucho dinero sin duda facilita las cosas…
Mi hijo dice que hay cosas más importantes que el dinero, como las tarjetas de crédito y las cuentas corrientes.

¿Cuáles son los lujos que se da?
Francamente no he cambiado mi forma de vida. En algunas cosas soy extremadamente austero. Por ejemplo, no cambio mi lápiz bic negro, otro rojo y una regla. Mi mujer me dice: “por qué tienes que andar tan mamarracho” y es que me da lo mismo. Pero otras cosas no tanto porque tengo pasiones, como las olimpíadas y el fútbol y hace mucho tiempo que no me pierdo alguna olimpíada o un campeonato mundial de fútbol. Con mis hijos estuvimos un mes en Francia para el último mundial. Las cosas que para mí son pasiones las hago cuesten lo que cuesten. Con mis hijos nos encanta el buceo y hemos buceado en los mejores lugares del mundo: en Asia, en Europa y en el Caribe. También me encanta el rafting y con mis hijos hemos bajado los ríos más increíbles del mundo. Cuando hay cosas que me gustan, por ejemplo la Fundación Futuro, gastamos cifras gigantescas. No soy un frívolo que le gusta meterse el dinero encima en joyas.

¿Qué es lo más caro que se ha comprado?
Por ejemplo, ese tapiz (señala un tapiz de varios metros que cubre la pared de su living). Lo encontré en París, me pareció maravilloso y ni pregunté cuánto costaba, llegué y lo compré.

¿Es muy indiscreto si le pregunto el precio?
Sí. Es un tapiz del siglo XVII, una pieza única en el mundo.

Usted se muerde las uñas…
Sí, desde pequeño.

Muy nervioso…
A veces me dejo de comer las uñas, puedo estar un mes sin hacerlo pero en diez segundos de distracción vuelvo y me las como.

Has ido alguna vez a un sicólogo o a un psiquiatra
No, pero mi mujer dice que debería ir para que así mi hijos ni ella tuvieran que ir. A lo mejor tiene razón.